Wenger y Mourinho dieron sus "explicaciones" tras altercado

Los entrenadores Arsene Wenger y José Mourinho acapararon la atención tras el Arsenal-Chelsea, pero no por temas futbolísticos, sino por la pelea que ambos protagonizaron en pleno partido.

El portugués dijo que tuvieron un encontronazo porque no le gustó la presión que ejerció el francés sobre el árbitro Martin Atkinson tras una patada de Gary Cahill sobre Alexis Sánchez, en donde pidió la expulsión.

"Wenger fue a presionar al árbitro para que sacara la roja y a mí no me gustó. He cometido errores en el fútbol, pero no hoy... El área técnica es muy clara, yo tengo la mía, el tiene la suya y no puede venir a la mía, en especial para ejercer presión sobre el árbitro a dar una tarjeta roja al jugador", dijo el luso.

"Hemos jugado contra un buen Arsenal. Nos dieron un partido difícil, pero pudimos tratar con él sin problemas. Hemos controlado a Özil y Alexis y pusimos presión sobre ellos. Defensivamente hemos jugado muy bien", agregó.

En tanto, Wenger se refirió al enfrentamiento que tuvo con el ex DT de Real Madrid y manifestó que "lo que pasó entre nosotros, sólo quedó ahí. No diré absolutamente nada".

"Yo quería ir del punto A al B y alguien se puso delante de mí sin ningún signo de bienvenida. El B era Sánchez, quería ver cómo estaba", se extendió.

El francés admitió que en los próximos días recibirá "lecciones morales" por parte de mucha gente, pero minimizó la intensidad del empujón y aseguró que podía demostrar qué es realmente un empujón.