Issa Hayatou pareció quedarse dormido al comparecer a su primera rueda de prensa como titular interino de la FIFA.

El dirigente camerunés, de 69 años, recibió un trasplante de riñón hace tres años. Hayatou se quedó dormido un breve momento durante una larga presentación de las propuestas de reformas de la FIFA.

Hayatou quedó al frente de la entidad rectora del futbol cuando el presidente Joseph Blatter fue suspendido del cargo el 8 de octubre por 90 días a raíz de una investigación por el pago de dos millones de dólares al líder de la UEFA Michel Platini.

Pese a todo, el presidente de la Confederación Africana de Futbol se mostró lúcido y combativo minutos después, al responder a preguntas sobre denuncias de corrupción y su capacidad física para cumplir con las responsabilidades del cargo hasta las elección del 26 de febrero.

"Tengo algunos leves quebrantos de salud, pero eso no impide estar acá frente a ustedes'', dijo Hayatou, quien en su juventud fue un atleta que compitió en carreras de medio fondo.

A Hayatou se le preguntó si su larga trayectoria en las altas esferas de la FIFA le convierte en parte del problema de la corrupción sistemática en la FIFA.

"El hecho de que yo he sido parte (de la FIFA) durante tantos años no significa nada'', dijo en tono desafiante. "Como están las cosas ahora, la FIFA no es corrupta. Tenemos a individuos que han tenido un comportamiento negativo, pero no generalicen la situación''.