Luis Suárez es atacado con todo por su compatriota ex futbolista Daniel Fonseca

El delantero de Barcelona acusó a su exrepresentante de quedarse con 200.000 dólares que le correspondían por una transferencia mientras que el exdelantero del seleccionado uruguayo, quien tuvo un efímero paso por River Plate en el 2000, calificó a su compatriota como “sinvergüenza”, "cobarde" y “atrevido” y sostuvo que padece “problemas psíquicos”.

La transferencia que dió origen al diferendo ocurrió en 2006, cuando Suárez, que entonces tenía 19 años y era representado por Fonseca, pasó de Nacional de Montevideo al Groningen holandés a cambio de un millón de dólares. Según el atacante, Fonseca lo forzó a rechazar el monto correspondiente al 20 por ciento del pase que corresponde al futbolista y le aseguró que luego se lo reintegraría en el contrato, algo que, de acuerdo con lo que afirmó, no sucedió.

“Además me dijo que iba a ganar 30.000 euros por mes y gané 10.000. Intentó compensarme cuando me fui a Ajax (en 2007), pero siempre me quedó esa espina. Porque él fue futbolista y conoce las dificultades que tienen los jugadores y lo que sufren para hacer un dinero”, sostuvo el atacante en una entrevista emitida el miércoles en el programa televisivo Santo y Seña, que se emite por el canal uruguayo Monte Carlo.

La respuesta flamígera de Fonseca llegó esta mañana desde el programa radial Las Voces del Fútbol (AM 1010 de Montevideo, Uruguay). “Es un atrevido y un sinvergüenza. Tiene problemas psíquicos, va al psicólogo pero no le esta dando resultado. No lo necesito, soy famoso sin él. No lo respeto como persona y no puedo aceptar que me quiera difamar un pibe que necesita los dedos para sumar porque no sabe cuánto es cuatro más cuatro”, disparó.

En cuanto a la deuda que reclama el jugador de Barcelona, el empresario negó su existencia y contragolpeó: “El 20 por ciento que reclama Suárez se lo tenía que pagar Nacional, no yo. Él me debe 1.400.000 dólares a mí. Le hice ganar siete millones de dolares en cinco años, debería aplaudirme. Tendría que tener el coraje de mandarme un abogado para que le cuente cómo me jodió”.

“Trabajé gratis para él. Pensé que éramos amigos y yo no les cobro a mis amigos. Nunca cobré un dólar por comisión. Yo no les gano a los jugadores, les cobro a los equipos”, aseguró Fonseca, quien definió a su exrepresentado como un “personaje impresentable que no tiene el coraje de hablar y se escondió durante seis años”.

El vínculo profesional entre Suárez y Fonseca se interrumpió en 2010, cuando el jugador pasó a Liverpool y comenzó a trabajar con Pere Guardiola, hermano de Josep "Pep", y agente de futbolistas. En cuanto al motivo de ese distanciamiento, Fonseca lo asoció con hechos ajenos a la billetera. “Lo que le dolió no fue la parte económica. Cuando estaba en la selección juvenil tuve que decirle una cosa muy incómoda. Yo fui responsable. Le dije una verdad incómoda. Él no la aceptó, no le cayó bien. Es un cobarde”, explicó el representante, quien jugó al misterio: “Hasta el día que me muera no voy a decir cuál fue esa verdad incómoda”.

Los reclamos siguen de ambas partes y solo queda ver cuál será el resultado de tremendos desacuerdos.

Fuente: El Clarín Argentina