Enlace permanente de imagen incrustada

El delantero argentino Lionel Messi se volvió a convertir en la figura del Barcelona sobre el Málaga en lo que fue el triunfo 2-1 correspondiente a la jornada 21 de la Liga de España.

El rosarino además de brillar en el campo, demostró una vez más tras el pitazo final del encuentro su lado solidario con uno de los aficionados que estuvo presente en el estadio.

Resulta que el hincha burló a los miembros de seguridad y consiguió llegar hasta donde se encontraba el crack barcelonista e inmediatamente le pidió la camiseta ante el asombro de todos.

Mientras los agentes querían proteger al delantero, Messi se tomó un tiempo, se separó de los guardaespaldas y le dio su indumentaria al aficionado que se retiró con un bello recuerdo.