-Francia sufre el peor ataque terrorista de su historia 

Poco después de que el presidente francés, Francois Hollande, acusara a ISIS de ser el autor de los atentados de París, el grupo terrorista lanzaba un comunicado en las redes sociales en el que se hacía responsable de ellos y anunciaba que Francia seguiría siendo un objetivo de sus ataques. 

ISIS sostuvo que los atacantes suicidas dotados de cinturones cargados con explosivos y armas perpetraron los ataques en varias locaciones de la capital francesa que fueron estudiadas cuidadosamente. 

"Ocho hermanos ataviados con cinturones explosivos y ametralladoras atacaron objetivos seleccionados con precisión en el corazón de la capital francesa", señaló el grupo terrorista.

Hacía poco que el presidente Hollande había salido este sábado para señalar sin ningún tipo de duda al grupo terrorista ISIS como el autor de los atentados que sembró el terror en la capital francesa el viernes. En una declaración, el mandatario francés estableció que el número de fallecidos se eleva a 127, declaró tres días de luto nacional y elevó al máximo la alerta del país. 

El presidente francés sostuvo que "lo que se produjo ayer en París y en Saint Denis (donde está el Estadio de Francia) es un acto de guerra, y frente a la guerra el país debe tomar las decisiones apropiadas", enfatizó en su breve intervención.

Hollande ha hecho hincapié en que lo ocurrido en la capital "es un acto de guerra que estaba preparado, organizado y planificado desde el exterior y con complicidades interiores que la investigación establecerá".

Además, anunció que comparecerá el lunes ante el Parlamento para informar de las medidas que planea adoptar. El presidente hablará ante las dos cámaras del Parlamento juntas en el Palacio de Versalles, una medida muy poco frecuente en la República francesa. 

Como muestra de la firmeza de Francia ante el terrorismo, Hollande prometió que "será implacable con los bárbaros del grupo Estado islámico" y que "actuará por todos los medios, en cualquier lugar, dentro o fuera del país". París ya ha bombardeado algunos de los objetivos de dicha organización terrorista en Siria e Irak como parte de la coalición liderada por Estados Unidos y tiene tropas combatiendo a extremistas en África.

De hecho, según testimonios recogidos por los medios franceses, algunos de los atacantes que cometieron la matanza en Le Bataclan habrían comenzado a disparar de manera indiscriminada culpando a Hollande por su intervención en Siria. 

Ya el viernes, el gobierno declaró el estado de emergencia para todo el país tras los ataques que se perpetraron en seis puntos diferentes de la capital francesa. 

Las palabras de Hollande llegaban pocas horas después de que Francia se despertaba bajo el shock de los peores ataques que ha sufrido desde la II Guerra Mundial. Cuando ya habían pasado varias horas y las primeras luces dejaban atrás una noche que los franceses nunca olvidarán, el presidente francés trataba de dar respuesta a la pregunta que se habían los franceses: quién había sido. 

"Esto es por Siria"

Precisamente, la oleada de ataques en París se produjo horas después de un bombardeo estadounidense contra la ciudad de Al Raqa, principal bastión del EI en Siria, y que terminó con "una certeza razonable", según Washington, de haber matado a Mohamed Emwazi, conocido como "Yihadista John", que alcanzó notoriedad tras aparecer en varios vídeos decapitando a rehenes occidentales.

"Esto es por Siria", fue una de las frases que según algunos testigos de la matanza en la sala de fiestas Bataclan pronunciaron algunos de los terroristas que entraron en el local cuando estaba abarrotado de público que asistía al concierto de un grupo estadounidense.

Mientras tanto este sábado se suceden las declaraciones de condena unánime y horror de la comunidad internacional ante este ataque múltiple y de una amplitud sin precedentes en Francia.

El gran jeque de Al Azhar de El Cairo, la institución más prestigiosa del islam suní, Ahmed al Tayeb, expresó su "indignación" y "fuerte condena" a los atentados, que según el ministro saudí de Asuntos Exteriores, Adel al Jubeir, suponen "una violación y contradicción de todas las éticas, morales y religiones".

Y, por su parte, el papa Francisco manifestó su "consternación" por este ataque contra "la paz de toda la humanidad que requiere una reacción decidida y solidaria". 

Al Pie del Deporte - Radio Actual 107.1