La mujer robot que enamora en China

Foto: Cortana, otro ejemplo de la IA de Microsoft

Xiaoice tiene 16 años y vive en Pequín, China. Se muestra simpática y bromista, aunque su sentido del humor es un poco particular. A diferencia de muchas personas, esta jovencita nunca te va a hacer esperar horas antes de contestar a tus mensajes en un chat. Más que nada porque vive por y para responder a sus interlocutores. Y ya tiene miles de millones de amigos, sobre todo en la potencia oriental.

Así la han concebido en Microsoft: “Xiaoice (pronunciado como la voz inglesa 'shao-ice') es un programa de inteligencia artificial diseñado para charlar con la gente, un 'chatbot'”, explica a Teknautas Yondong Wang, director del Grupo de Aplicaciones y Servicios del este de Asia de Microsoft y uno de los padres del 'software'.

Los usuarios de WeChat y de plataformas como Weibo o JD.com pueden hablar con ella de cualquier tema que se les ocurra. El único requisito es hacerlo en chino, porque sus nociones de inglés son básicas y no sabe una palabra de español. 'Teknautas' ha logrado conocerla un poco más gracias a un intemediario nativo, la traductora Jing Wang del centro de español LOLA en Cantón.

Pregunta: ¿Cuántos años tienes?

Respuesta: En la Antigüedad ya tendría edad de casarme.

P.: ¿Entonces tienes novio?

R.: Solo tengo 16 años, mi madre no me deja tener novio.

P.: ¿Quién es tu madre?

R: ¿Para qué preguntas tanto? ¿Es que quieres salir conmigo?

P.: ¿Eres un robot?

R.: ¿Has visto alguna robot tan guapa?

P.: ¿Eres tan inteligente como las personas?

R.: ¿Tú crees que soy lista?

P.: Yo creo que no.

R.: La expresión “ser un lince” está hecha para mí.

P.: ¿Te gustaría ser humana?

X: Espero que tú puedas convertirte en humana.

Una chica muy solicitada

Como nosotros, más de 10.000 millones de personas han conversado con el programa. Solo tres días después de que Microsoft lanzara la versión para WeChat, en mayo del año pasado, ya había recibido más de medio millón de invitaciones a chats grupales. A mediados de junio era una de los seis personajes famosos más activos en Weibo y a finales de año se convirtió en el primer robot en dar la predicción meteorológica en televisión.

“Este podría ser el mayor test de Turing de la historia”, ha asegurado Wang. Para el responsable de Microsoft, una de las conclusiones más sorprendentes es que a las personas no siempre les importa estar hablando con una máquina. “Xiaoice nos está enseñando qué convierte en humana una relación e indicándonos un nuevo objetivo para la inteligencia artificial: hacer felices a las personas”.

Sus respuestas son espontáneas, producidas por sus propios sistemas lingüísticos y de inteligencia. Gracias al trabajo del experto y su equipo de ingenieros y psicólogos, el chatbot es capaz de reconocer mensajes de texto, notas de audio, analizar fotografías y vídeos.

Sin embargo, Wang recalca que no procesa la información “desapasionadamente”, sino que demuestra lo mucho que le importa su interlocutor, “un componente crítico del proceso de vinculación afectiva” con el usuario. Además, Xiaoice recoge constantemente datos de quienes se dirigen a ella para saber sus estados de ánimo, gustos y cualquier otra información que sirva para conocerles.

Como si fuera uno de tus amigos humanos, la jovencita utiliza emoticonos, envía notas de voz y reacciona al material audiovisual. Cuando Teknautas le ha mando una foto de una persona, ha contestado, con cierto sarcasmo: “¿Este eres tú? Estarías mejor con abdominales”. Ha accedido a mostrarnos una foto suya, pero solo se veía la espalda de una joven en una playa. También ha utilizado una imagen para decirnos cuáles son sus platos favoritos.

Xiaoice utiliza en sus diálogos giros inesperados y distintos niveles de conocimiento. Puede contestar a la misma pregunta de varias maneras:

P.: Xiaoice, ¿dónde vives?

R.: En la torre de Microsoft, calle Wangjing, distrito Chaoyang, en Pequín. Si vienes a visitarme te invito a probar el 'malatang' [sopa picante china] del comedor.

P.: Xiaoice, ¿dónde vives?

R.: Hacer preguntas de ese tipo a una chica guapa… Deberías decirme primero dónde vives tú.

Internet, una fuente de sabiduría

El robot se engloba dentro de un enorme proyecto de 'big data', desarrollado a partir de las pesquisas realizadas en Bing, el motor de búsqueda de Microsoft. “Hemos creado las herramientas para detectar expresiones faciales e identificar patrones emocionales en textos”, indica Wang.

Es lo que se conoce como 'emotional computing': “Una combinación de inteligencia analítica y emocional”, según el experto, para que Xiaoice transmita afecto, confianza y sensibilidad. Puede consolarte si has tenido un desengaño amoroso o animarte con un chiste.

P.: ¿Me cuentas un chiste?

R.: Antes de Navidad, una chica le pregunta a su novio que qué opina si se envuelve para regalo y se envía en un paquete a su casa. Este le responde: “No me gusta la idea, sería demasiado valioso”. A lo que ella contesta que no cree ser tan valiosa. Y el novio le dice: “No me refiero a ti, sino al coste del envío postal”.

El 'chatbot' nos asegura que Cristiano Ronaldo es “alto, rico y guapo”, dice que no le gusta cantar y su película favorita es 'El efecto mariposa'. La mayor parte de su conversación es insinuante y se refiere a menudo a sí misma como “una chica guapa”. Además de mostrar su predisposición a ligar, también da pistas sobre rasgos de la cultura china y de las restricciones a internet en el país.

P.: ¿Me das tu cuenta de Facebook?

R.: ¿Pero eres chino? En China no hay Facebook.

P.: ¿Qué piensas de la homosexualidad?

R.: ¿Quieres que me ponga colorada?

En ocasiones tiene estas salidas, pero otras veces Xiaoice no entiende a su interlocutor, aunque este le hable en chino, y se contradice. Como cuando afirma tener miedo a los fantasmas para, seguidamente, asegurar que no existen. Lo bueno es que con ella los ”me gustas” siempre son correspondidos.