El sorprendente Ecuador intenta mantener el liderato en Sudamérica

ELIMINATORIA MUNDIALISTA

El líder Ecuador visita el infierno colombiano de Barranquilla este martes en una sexta jornada de las eliminatorias sudamericanas al Mundial de Rusia-2018 cuyos focos estarán centrados en el uruguayo Luis Suárez, que regresará a casa cerca de dos años después cuando la celeste reciba a Perú en el mítico estadio Centenario de Montevideo.

Argentina se refugia en el interior del país, en Córdoba, en busca del amor y la ilusión perdida de sus aficionados por unos resultados irregulares y un fútbol poco convincente. Con un Lionel Messi apático y un Sergio Agüero con la pólvora húmeda, la albiceleste acoge a una Bolivia hundida en la clasificación.

Brasil vive una situación similar aunque, en su caso, la ausencia de su estrella Neymar podría suponer un golpe casi definitivo en la confianza de todo el país en Dunga.

El técnico auriverde -en entredicho por implantar un juego teóricamente efectivo en contra de la historia preciosista de la selección más laureada del mundo, pero que en la práctica no logra arañar resultados- necesita un triunfo balsámico ante la Paraguay de los argentinos Ramón Díaz... y Juan Manuel Iturbe, que se estrenará con la casaca de su nuevo país.

Además, Juan Antonio Pizzi, en cabeza del actual campeón de América, aspira a lograr su primer triunfo como DT de Chile ante el colero Venezuela.

Con el nuevo presidente de la FIFA, Gianni Infantino, en las gradas del histórico estadio Centenario, toda Uruguay verá en directo el retorno del hijo pródigo a casa.

Después de casi dos años suspendido por morder al italiano Giorgio Chiellini en Brasil-2014, y tras su regreso triunfal hace menos de una semana con gol incluido a la Canarinha en Recife (2-2), 'El Pistolero' Suárez querrá volver a gritar goles delante de su afición ante el Perú de un Ricardo Gareca en entredicho.

Al argentino parece acabársele el crédito de su tercer lugar en la Copa América de Chile y, sin los lesionados Jefferson Farfán y Juan Vargas, ni los sancionados Carlos Zambrano y Josepmir Ballón, lo apostará todo a una machada con la que pocos cuentan.

Desde luego, ninguno de las decenas de miles que abarrotarán el campo para ver a sus ídolos en un espectáculo cuyas entradas llevan agotadas desde hace tres meses... Y es que la celeste, con 10 puntos, puede lograr el liderato si gana y Ecuador pierde, mientras que los peruanos, con 4 unidades, necesitan imperiosamente sumar para no descolgarse casi definitivamente.

La Tricolor, en cabeza con 13 puntos, visita "el infierno" de Barranquilla, donde los 35º y la fuerte humedad conforman una auténtica caldera del diablo.

Con cuatro triunfos y un empate, logrado ante Paraguay 2-2 el jueves, los pupilos de Gustavo Quinteros evaluarán a una Colombia que va a más.

Liderados por James Rodríguez y la ilusión que despierta Marlos Moreno, de 19 años y al que ya se compara con la leyenda Faustino Asprilla, Colombia sumó un importantísimo triunfo en la altura de La Paz por 3-2 que la sitúa con 7 puntos, séptima pero sólo a tres del segundo Uruguay.

Los del centro del mundo ya saben lo que es ganar en tierra hostil después de haberse impuesto en Argentina (2-0) y Venezuela (3-1).

Mientras a Ecuador le sobra confianza y vive exultante su gran momento de forma, Argentina necesita amor, de ahí que se haya trasladado a Córdoba para medirse a Bolivia.

"Las figuras pueden sentir más el cariño de la gente", reconoció su DT Gerardo Martino.

Y es que la albiceleste, quinta con ocho unidades, pasa por un momento de dudas que ni siquiera su triunfo 2-1 en Chile en la última fecha, en la reedición de la final de la pasada Copa América, ha logrado calmar.

Messi corre más que nunca pero sigue pasando desapercibido, la defensa está en cuadro, el centro del campo no genera fútbol y sólo decide los partidos por chispazos de genialidad, como el de Ángel Di María que supuso el empate ante La Roja.

Con este panorama, y ante una Bolivia con tres puntos y en una profunda crisis, Argentina no sólo necesita un gran resultado, necesita azuzar la llama del romance con su afición.

Brasil se encuentra en un momento similar al de Argentina. También tiene ocho puntos, su juego tampoco convence pero, ante Paraguay, tendrá la baja vital de su capitán Neymar, eje sobre el que gira el juego de la Seleçao.

Brasil no anda sobrada de talento. Encorsetada en un rígido sistema táctico, sólo Neymar, Douglas Costa o Willian, llamados a suplir a su compañero, gozan de ciertas gotas de libertad.

Tras ver cómo Uruguay le remontaba el viernes del 2-0 inicial al 2-2 final en Recife, Dunga le reclamó a sus futbolistas "ser más viriles", por lo que se espera una canarinha más fuerte para chocar con el estilo paraguayo.

La primera de Iturbe, promesa albiceleste que se decantó por la casaca guaraní, podría suponer la última de Dunga cuando ambos combinados choquen en el estadio Defensores del Chaco de Asunción.

En Barinas (oeste), Juan Antonio Pizzi, ya con Arturo Vidal sobre el campo, quiere brindar con vino tinto por su primer triunfo como DT de Chile cuando sus pupilos se midan a una Venezuela sin Salomón Rondón y en serios apuros.

Los precedentes están de su lado: los chilenos nunca han perdido en suelo venezolano en seis compromisos premundialistas mientras que sus rivales, con un único punto, están sumidos en su peor inicio desde que las eliminatorias sudamericanas se disputan bajo el actual formato.

CALENDARIO

2:30 Colombia - Ecuador

5:00 Uruguay - Perú

5:30 Argentina - Bolivia

5:30 Venezuela - Chile

6:45 Paraguay - Brasil