Luche contra el mal aliento de forma natural

Aunque en gran parte de los casos está asociado con una mala higiene bucal, lo cierto es que hoy se sabe que no siempre es así y que puede tener su origen en diversas afecciones como las infecciones en las encías, los problemas hepáticos o la sinusitis, entre otros.

Se estima que en todo el mundo cerca de 80 millones de personas sufren de este trastorno en su forma crónica, casi siempre asociado con las encías y los dientes.

No obstante, por el rechazo social que genera, muchos de los pacientes tienen temor a hablar de su tratamiento, incluso con los expertos en el tema.

Teniendo en cuenta que la proliferación bacteriana en la lengua, encías y dientes es la causa principal de los problemas frecuentes de halitosis, en esta ocasión vamos a compartir buenas pautas para combatirlo de forma natural.

Cepillar bien los dientes

El uso diario del cepillo de dientes (mínimo tres veces al día) es una de las formas de reducir la concentración bacteriana en la boca que crece por los restos de comida que quedan tras la alimentación.

¿Cómo hacerlo de forma adecuada?

El cepillado debe durar como mínimo 2 minutos y es imprescindible utilizar una crema dental que ayude a proteger los dientes.

De forma adicional también se le puede aplicar a los dientes un poco de bicarbonato de sodio para reducir la acidez y dificultar la proliferación microbiana que genera el mal aliento.

Tomar mucho líquido

Una de las causas comunes del mal aliento es la sequedad que se produce en la lengua y toda la boca como resultado de la deshidratación.

El consumo de agua resulta esencial en estos casos, ya que tiene el poder de arrastrar las partículas de comida y bacterias que quedan acumuladas en varias zonas de la boca.

¿Cómo hacerlo de forma adecuada?

Para que la hidratación se dé sin problemas es esencial tomar, como mínimo, 8 vasos de agua al día, distribuidos en varias tomas durante la jornada.

No se debe ingerir el agua de una sola vez, ya que puede causar efectos negativos por la sobrehidratación.

En caso de padecer de sequedad crónica es primordial consultar al médico para recibir la medicación de un sustituto de saliva de venta libre.

Hinojo

El hinojo cuenta con propiedades antibacterianas y antisépticas que pueden frenar el crecimiento microbiano para neutralizar la halitosis.

¿Cómo utilizarlo?

Con este fin, basta con masticar una cucharada de hinojo para refrescar el aliento y estimular la producción de saliva.

Sus semillas también se pueden mascar tras ingerir alimentos de olor fuerte, aunque son más efectivas si se combinan con clavo de olor o cardamomo.

Canela

Esta popular especia que tantos usos tienen en la cocina y en la medicina también cuenta con ingredientes activos que pueden disminuir el mal olor de la boca.

Su ácido aldehído, un aceite esencial, tiene una fuerte acción antibacteriana que reduce la cantidad de bacterias presentes en la saliva.

¿Cómo utilizarla?

Preparar una infusión de canela y utilizar el líquido como un enjuague bucal.

Perejil

Una de las plantas más utilizadas con el fin de neutralizar la halitosis es el perejil. Este cuenta con una cantidad significativa de clorofila, la cual puede combatir el mal aliento de forma natural y eficaz.

¿Cómo utilizarlo?

Sumergir las hojas de perejil en un poco de vinagre de manzana y masticar un par de minutos.

También se pueden aprovechar sus bondades mediante el consumo de su jugo, en especial si el mal aliento tiene su origen en patologías digestivas.

Jugo de limón

El ácido que contienen los limones tiene un ligero efecto alcalino que puede disminuir la acidez en la boca para detener la acción de los microorganismos.

Su potente acción antiséptica y antibacteriana elimina las bacterias causantes del desagradable olor para dar una sensación de frescura y limpieza.

¿Cómo utilizarlo?

Diluir el jugo de un limón en agua y utilizar el líquido como enjuague después del cepillado habitual.

Para mejores resultados se le puede agregar un poco de sal.

¡Para tener en cuenta!

Todos estos remedios pueden funcionar como un gran apoyo para alejar el molesto y vergonzoso mal aliento. Sin embargo, se requiere de constantes aplicaciones para obtener buenos resultados.

Además, si esta condición tiene su origen en algún trastorno de salud o infección bucal grave, es mejor consultar al dentista para recibir un tratamiento más adecuado.