Bombas con clavos, la fórmula del ISIS para hacer más daño

Al menos una de las bombas que explotaron en el aeropuerto en Bruselas estaban armadas con clavos. Lo confirmó el médico belga Marc Decramer, que atiende a las víctimas de los atentados que llegaron derivados al hospital de Lovaina. 

Decramer explicó que diversas víctimas de las que atendió tenían heridas provocadas por cristales y clavos.

El médico agregó que los heridos tienen fracturas y cortaduras profundas a causa de los vidrios y clavos que salieron volando. 

Los heridos fueron repartidos entre distintos hospitales de la región de Bruselas. Por su parte, los hospitales activaron un plan de alerta y al mismo tiempo les piden a los ciudadanos que acudan a donar sangre para hacer frente a la demanda.

En los atentados del martes muerieron al menos 34 personas y otras 200 han resultado heridas. Los ataques se han producido en el aeropuerto de Zaventem y en la estación de metro de Maalbeek. 

En la estación, ubicada en un barrio donde se concentran la mayor parte de las sedes de las instituciones europeas, la explosión causó al menos 20 muertos y 106 heridos.

Los heridos en el aeropuerto de Bruselas. (AP)

Fuente: Diario Clarín