El Chapo Guzmán deja sus huellas en un cementerio de México

Enlace permanente de imagen incrustada

Joaquín "El Chapo" Guzmán, el capo narco más buscado por estas horas, acaba de dejar sus huellas en un cementerio; en un campo santo de delincuentes famosos: Los Jardines de Humaya, en Culiacán, donde los jefes del narcotráfico, que han pasado a mejor vida, yacen en faraónicas tumbas y mausoleos con aire acondicioando, wi-fi, salas de cine y dormitorios.

En una tumba mucho más modesta, con apenas una lápida, apareció una ofrenda de 70 rosas rojas. Y la dedicatoria en mayúsculas: “DE: JOAQUÍN GUZMÁN LOERA PARA: PERRILLO”.

"Perrillo", cuya lápida lleva el nombre de Ricardo Adrián Arellano Noriega, murió acribillado por dos sicarios el 24 de octubre al llegar a un taller de chapa, según informó el semanario mexicano Proceso.

En algún momento y no hace mucho, alguien depositó la ofrenda con el nombre de El Chapo.

Guzmán, jefe del cartel de Sinaloa, se fugó en julio de la cárcel en la que estaba preso desde febrero del año pasado. La fuga -la segunda del capo narco- se produjo en la noche de un sábado. La última vez que se lo vio dentro de las instalación penitenciaria de máxima seguridad fue cuando cuando iba al baño, allí en la ducha había un túnel de más de un kilómetro de largo que lo llevó hasta la libertad, en un enorme papelón para el Estado mexicano. Desde entonces se lo busca por aire y tierra. Y si bien la Marina mexicana dice que le muerde los talones, el narco sigue libre.

Ahora, sus últimas huellas lo ubican en el cementario de Jardines de Humaya, localizado en la avenida Emiliano Zapata, de la colonia Jorge Almada, en el municipio de Culiacán, donde están enterrados narcotraficantes famosos, en sus catedrales en miniatura.

En ese cementerio se encuentran, entre otros, los restos de Arturo Beltrán Leyva El Barbas, abatido en Morelos durante un enfrentamiento con la Marina.

También Ignacio Nacho Coronel Villarreal, muerto en 2010 en un tiroteo con militares en Jalisco, además de Francisco Pancho Arce Rubio, integrante del grupo criminal “Los Ántrax”, detalla una nota del diario sinaloense El Debate publicada en agosto de 2014.

Las tumbas son verdaderos mausoleos de mármoles blancos y rosados destinados a perpetuar la memoria de sus moradores.

El cementerio de narcos famosos, Los Jardines de Humaya, donde El Chapo dejó sus huellas./ Captura de pantalla.