El sitio web Airlineratings.com aseguró haber monitoreado más de 400 aerolíneas alrededor del mundo para determinar cuáles son las más seguras y cuáles las más inseguras. Algunas se llevaron todas las estrellas y otras se rajaron.

El estudio se basó en diversas auditorías gubernamentales e historiales de accidentes fatales. Y llegó a la misma conclusión de los dos últimos años: la australiana Qantas, pionera en monitoreo en tiempo real por vía satélite de los motores de sus aviones, encabeza el top de máxima seguridad.

Entre las mejores estuvieron Lufthansa, American Airlines y Air New Zealand. Igualmente, se resaltó la seguridad de otras compañías como All Nippon Airlines, Virgin Australia y Hawaiian Airlines.

Avianca también quedó ubicada con 7 estrellas, al lado de las más seguras en el mundo.

Pero Nepal e Indonesia se quedaron cortas. Aerolíneas de estos países, como Lion Air, Citilink y Batik Air, se llevaron el listón de mayor inseguridad. La buena noticia para nuestro continente es que sólo una aerolínea de Surinam, Blue Wing Airlines, fue clasificada en los peores lugares. Punto para América Latina.

Las cifras del 2015 son muy dicientes. En todo el mundo, el estudio contó 3.600 millones de pasajeros y 34 millones de vuelos comerciales anuales, con una baja proporción negativa: 16 accidentes serios y 560 víctimas fatales. Y el promedio de la última década no es desesperanzador: es de 31 accidentes anuales con 714 víctimas.

El transporte aéreo siempre ha sido un tema de gran importancia internacional, pero con los incidentes de los últimos años como el misterio del Boeing 777 de Malaysia Airlines perdido en el Océano Índico y el escándalo del vuelo de Germanwings al que su piloto supuestamente estrelló contra Los Alpes, todos los ojos están sobre la aviación.

Sin embargo, está claro que volar sigue siendo el medio de transporte más seguro: hay mayores probabilidades de morir cayéndose de la cama que de morir en un accidente de avión.

Fuente: Revista Semana