Buscar en Google:

NASA revela lugares de la Tierra que podrían ser inhabitables para 2050

Imagen

El calentamiento global no es un problema del futuro, ya está afectando al planeta hoy en día. 

Las sequías, los golpes de calor y los fenómenos meteorológicos extremos son cada vez más frecuentes, y esto solo empeorará si no se toman medidas urgentes.

Un estudio reciente de la NASA ha identificado zonas de la Tierra que podrían volverse inhabitables en los próximos 30 años debido al calor extremo.

Entre las regiones más vulnerables se encuentran:

Sur de Asia: Esta región, hogar de miles de millones de personas, podría experimentar temperaturas de bulbo húmedo superiores a 35 grados Celsius para el año 2050. Esto significa que el cuerpo humano ya no podrá enfriarse de manera efectiva a través del sudor, lo que podría provocar deshidratación severa, golpe de calor e incluso la muerte.

Golfo Pérsico: Esta región ya experimenta algunas de las temperaturas más extremas del planeta, y se espera que la situación empeore aún más en las próximas décadas. Las temperaturas de bulbo húmedo podrían alcanzar los 35 grados Celsius o más para el año 2050, lo que la hace inhabitable para la mayoría de los seres humanos.

Mar Rojo: Al igual que el Golfo Pérsico, el Mar Rojo se verá afectado por el aumento de las temperaturas y la humedad, lo que lo convierte en una región inhabitable para el año 2050.

Arkansas, Missouri y Iowa en Estados Unidos también forman parte de la lista.

Para el año 2070, creen que el este de China, partes del sudeste asiático y Brasil desafiarán unas condiciones muy duras debido al calor extremo.

¿Qué es el bulbo húmedo y por qué es importante?

El bulbo húmedo es una medida de la temperatura y la humedad que indica qué tan fácil es que el cuerpo se enfríe. Cuanto mayor sea la temperatura de bulbo húmedo, más difícil será para el cuerpo sudar y liberar calor, provocando, en los casos más graves, la muerte.

¿Qué se puede hacer para evitar que esto suceda?

La única forma de evitar que estas regiones se vuelvan inhabitables es actuar ahora para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Esto significa pasar a fuentes de energía renovables, como la energía solar y eólica, y reducir la dependencia de los combustibles fósiles. También significa invertir en eficiencia energética y cambiar a estilos de vida más sostenibles.